Infórmate

OPINIÓN: La importancia de las creencias en la transformación de nuestras prácticas diarias

Noticia | 06 Diciembre 2020

Valor:

Lectura fácil

Lectura fácil

Este artículo lo escribe Sofia Reyes.

En este artículo habla
de las comunidades inclusivas
donde estén todas las personas.
y sobre todo que no hay que
juzgarlas.

También habla sobre el paternalismo
que sufren las personas con discapacidad
y como deben transformarse estos servicios.
para cambiar su forma de ver sobre
estas personas.

Para finalizar hace una visión
a Rob Grey y sobre
que debemos transformar.

Artículo de Sofía Reyes Rosón

“Creo en cada persona y en el derecho a ser diferente. Creo en el poder que tenemos de construir comunidades inclusivas y diversas donde quepamos todas y todos”. Si entráis en mis perfiles de las redes sociales, podréis ver que siempre me defino de la misma manera. Al fin y al cabo, esto forma parte de mis creencias y de cómo quiero presentarme al mundo.

Hace unos 8 años, Berta, mi compañera de Plena inclusión una vez me escribió en un post-it que aún conservo: “una de tus fortalezas es la creencia profunda que tienes en las personas y muy especialmente en las personas con discapacidad”. Al leerlo me acordé de una frase que mi padre me decía cuando era pequeña:
“Sofita, nunca olvides que uno mira con los ojos, pero observa con las creencias. No juzgues a la gente por tener creencias diferentes. El cambio está cuando cambias tus creencias.”Hasta hace muy poco. no sabía bien qué significaba. Yo entendía que lo que mis ojos veían era la realidad. Lo que mi corazón sentía o cómo yo interactuaba era la única manera correcta de ver y hacer las cosas.

Esto me supuso muchos conflictos, puesto que ante una misma situación cada uno extrae de ella cosas muy diferentes. Cada una siente cosas diferentes, genera recuerdos diferentes, olores diferentes… Parte de los conflictos que surgen viene por este motivo. Porque tenemos creencias diferentes, porque observamos la realidad con ellas y encima las hacemos absolutas. Estoy segura que esto ocurre en cada uno de vuestros centros y servicios.

Pero, ¿sabéis cuándo se produce la magia? Cuando aprendes la grandeza de que haya millones de maneras de ver y entender el mundo. Cuando experimentas que la diferencia y la diversidad es un tesoro. Por ejemplo, donde una ve una botella de agua, otra persona puede ver un jarrón, un lapicero, una pecera, una hucha… y eso es lo que hace la vida más maravillosa. O donde una persona ve a una mujer con discapacidad, otra ve una deportista, una amiga, una artista, una valiente, una emprendedora, una soñadora… una persona capaz de comerse el mundo y soñarse como quiera.

Mi padre siempre me hablaba que hay creencias limitadoras que no nos dejan crecer, no nos dejan generar oportunidades, no nos dejan transformarnos. En cambio, las creencias potenciadoras, nos abren al mundo, nos permiten ser libres, nos permiten transformarlo. Y me preguntó: ¿qué clase de persona quieres ser? Yo os pregunto, ¿qué clase de creencias queréis tener en esta organización?

Os propongo este ejercicio: pensad en una persona que queráis, en la que creáis. E imaginaos cómo crees que puede ser su vida. Pensad en sus fortalezas. En sus oportunidades. Seguro que ahora todos tenéis una sonrisa bonita en la cara (que no vemos por las mascarillas, pero los ojos se os están iluminando).

Ahora pensad en alguien que os resulte desagradable. Y haced el mismo ejercicio. Imaginaos cómo creéis que puede ser su vida. Pensad en sus fortalezas. En sus oportunidades. La cosa cambia, ¿no? Y esto no tiene otra explicación que las creencias previas que tenéis de esas personas. Imaginaos que ahora pensáis en una persona con discapacidad intelectual.

Si pensáis desde una creencia profunda en ella, ¿os imagináis las oportunidades y posibilidades que podrá tener? Y si pensamos desde sus limitaciones, ¿qué oportunidades vamos a ofrecerle si creemos que no sabe, no puede, no es capaz?

Yo os invito hoy a cambiar nuestras creencias, nuestra mirada hacia cada una de las personas con discapacidad.

Ahora os propongo cerrar los ojos y visualizar un barrio, una ciudad, un pueblo… ¿qué es lo que veis?, ¿qué personas están ahí?, ¿qué hacen esas personas? Vuestras creencias han hecho que visibilicéis ese barrio de una determinada manera.

¿Había personas con discapacidad es esos barrios, ciudades…?, ¿Las personas estaban dentro de los centros o estaban donde estamos todos? Parecen preguntas que no son relevantes, pero lo son. Si crees que todos tenemos derecho a estar en la comunidad, construyendo juntas… es ahí donde podremos las energías.

Vale la pena reflexionar sobre la importancia de las creencias en la transformación de nuestras prácticas diarias. Yo creo que ahí está la clave.

Mi compañera Berta siempre dice: “hasta que no sintamos incomodidad, las cosas no van a cambiar, no se van a transformar”.

Rob Grey también señala que para que podamos transformar nuestras prácticas la gente debe creer que:
•    Lo que está sucediendo ahora es inaceptable.
•    La vida de las personas no es lo suficientemente buena.
•    Los servicios actuales no son lo suficientemente buenos.
•    Las personas no tienen los mismos derechos que los demás.
•    Podemos hacerlo mejor que esto.
•    Sabemos cómo hacerlo mejor que esto.

Tanto Berta como Rob hablan de transformar nuestras creencias. Por lo tanto, si queremos que se produzcan cambios en la vida de las personas, si queremos construir comunidades donde quepamos todas… la única manera es empezar por trabajar y cambiar nuestras creencias.

Agregar comentario