Infórmate

Laura Garrido: “Lo mismo que necesitamos para nosotras en este momento, es válido para las personas que apoyamos”

Noticia | 25 Marzo 2020

Valor:

Lectura fácil

Lectura fácil

Ayer hubo una charla por internet.
Se titulaba “Estar bien en casa”.
Hablaba de qué podemos hacer
durante los días que pasamos en casa
por el coronavirus.

Algunas ideas que se dijeron:
- Las personas que cuidan a personas con discapacidad
se tienen que cuidar mucho estos días.
La situación estresa más.

- Hay que pensar en el día a día.
No te agobies con el futuro.

- En casa es bueno tener espacios compartidos
y momentos para estar solas o solos.

- Mantén el contacto con tus amigas y tus amigos.
Puede ser por teléfono o por internet.

- Hay muchas personas con discapacidad
que no pueden ir a sus actividades a aprender.
Pero en casa pueden aprender también.
Por ejemplo: cuando cocinas tienes que
leer la receta y contar los ingredientes.

- Es importante no agobiarse con las actividades.
Lo primero es estar bien con la familia y la pareja.

- Hay que informar también de las malas noticias
a las personas con discapacidad.
Eso significa que les respetamos.

Ayer tuvo lugar el seminario online ‘Estar bien en casa’, organizado por Plena inclusión. En el evento, al que asistieron mil personas, se habló de cómo fomentar el bienestar emocional ante situaciones especiales, cómo aprovechar las rutinas como oportunidades de aprendizaje y cómo ofrecer Apoyo Activo en el día a día en el hogar, sobre todo en estos días de confinamiento por el coronavirus.

Las ponentes fueron la terapeuta familiar Àngels Ponce, Marga Cañadas de la Universidad Católica de Valencia y Laura Garrido, de APADIS, entidad de Plena inclusión Madrid.

El seminario está grabado y el vídeo puede verse en la cuenta de YouTube de Plena inclusión. También, Amalia San Román, del equipo técnico de Plena inclusión, realizó este resumen visual del seminario:

AUTOCUIDADO DE LAS PERSONAS CUIDADORAS

Ángels Ponce señaló la importancia de reconocer que esta es una situación estresante. También apuntó: “Podemos percibir esta situación como una amenaza o una oportunidad”. Recordó la necesidad de que las personas que cuidan sean amables consigo mismas, ya que “en este momento, es más difícil conciliar”.

Recomendó repartir las tareas caseras entre todas y todos, no agobiarse por las rutinas y terapias que las personas con discapacidad no están recibiendo, pensar y resolver en el día a día, buscar espacios compartidos e individuales cada día y mantener el contacto con la red.

LAS ACTIVIDADES DIARIAS DE CASA TAMBIÉN SON EDUCATIVAS

Por su parte, Marga Cañadas señaló que “esta situación nos ayuda a dar importancia a los entornos naturales como entorno de aprendizaje”. Puso el ejemplo de que, solo al cocinar, se están poniendo en práctica habilidades psicomotrices, numéricas, lectoras o de atención entre otras.

Así, indicó que las familias pueden aprovechar esas actividades diarias para fomentar el aprendizaje, pero sin presionarse. “Primero tenemos que sobrevivir como pareja y familia”, recordó.

Recomendó basar las actividades en los intereses de las personas con discapacidad, disfrutarlas, reinventarse y dar espacio a la participación.

RESPETO A LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Por último, Laura Garrido habló de la importancia de “dignificar el trato” y de que las personas con discapacidad deben “tener estatus y respeto”. Puso el ejemplo de que, durante esta crisis, es posible que algunas personas no reciban toda la información con la intención de protegerles.ç

“Darles información es importante –señaló-. Les estás respetando. Compartir nuestra angustia les ayuda a entender que la situación es complicada”. Y se mostró sorprendida de cómo le sorprendía cómo la gente de la residencia de APADIS está llevando esta situación a pesar de la dureza de las noticias.

Tiempo, contacto con familiares y amistades, tranquilidad. Garrido subrayó: “Lo mismo que necesitamos para nosotras y nosotros en este momento, es válido para las personas que apoyamos”.

Agregar comentario