Infórmate

EPIs y test para salvar vidas: Plena inclusión reclama a las administraciones públicas apoyo urgente para los servicios residenciales

Notas de prensa | 06 Abril 2020

Valor:

profesional con mascarilla
Lectura fácil

Lectura fácil

Plena inclusión pide Equipos de Protección
Individual de manera urgente para
las residencias.

Eso es debido en que las personas
que viven en residencias y pisos
con quien comparten más personas
esta su salud en peligro.

Este material lo han tenido que comprar
en el mercado libre y ha costado
mucho dinero ha denunciado Juan Pérez
vicepresidente de Plena inclusión España.

Por otro lado Plena inclusión pide a las
comunidades autónomas que los
servicios de las residencias y atiendan
a las personas

También valora el trabajo de
Plena inclusión Madrid que esta
trabajando para equipar a todas las
organizaciones de España

Para finalizar la Junta Directiva
de Plena inclusión se ha preocupado
por la falta de material en las residencias
donde viven las personas mas vulnerables
y a los trabajadores.

- La confederación, que gestiona más de 1.000 residencias y pisos tutelados, solicita material de protección, personal sanitario y otros servicios esenciales.
- Demandan que las compras de material sanitario de urgencia que están realizando desde hace semanas puedan ser asumidas por las autoridades sanitarias.

Madrid, 6 de abril de 2020.- Plena inclusión, el movimiento asociativo que trabaja al servicio de 140.000 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y sus familias en todo el Estado, vuelve a hacer una llamada de auxilio a las administraciones públicas para que suministren material de protección (EPIs  y test) a los servicios residenciales. Este suministro se hace ahora, más que nunca, indispensable para hacer frente a una situación crítica generada por la pandemia del COVID19 que pone en peligro la salud de miles de personas en residencias y pisos tutelados de toda España.

Ante la falta de respuesta de los poderes públicos, Plena inclusión ha desarrollado canales de distribución de material de protección para proveer mínimamente a las residencias y viviendas tuteladas. “Hemos tenido que financiar por nuestros propios medios material sanitario y de prevención que hemos tenido que adquirir en el mercado libre”, denuncia Juan Pérez, vicepresidente de Plena inclusión España. Estas compras de equipos de protección y otros servicios esenciales han supuesto una inversión superior al millón de euros en el tiempo transcurrido desde el inicio del confinamiento.

ACCIÓN INMEDIATA
Plena inclusión conmina al Gobierno y a las comunidades autónomas a una reacción inmediata ante un desabastecimiento en los servicios residenciales que genera desprotección a las personas atendidas, profesionales y personal voluntario. “En este momento la necesidad de cualquier persona u organización es nuestra necesidad. No hacemos diferencia entre colectivos o sectores. Hablamos de vidas humanas. Si accedemos a material lo ofrecemos a quien lo necesita y en esta tarea colaboramos con otras organizaciones como la Fundación ONCE” afirma Juan Pérez.

La confederación que agrupa a 935 entidades que trabajan con personas con discapacidad intelectual y sus familias ha querido destacar la labor decisiva que durante este periodo ha realizado la Central de Compras de Plena inclusión Madrid. “Está trabajando a destajo para suministrar a entidades de toda España, de distintos colectivos, material que solicitaban de forma urgente. Su labor está siendo fundamental”, recuerda Plena inclusión España.

Desde la Junta Directiva de Plena inclusión se ha manifestado una gran preocupación por la falta de material y personal de muchas residencias y viviendas donde residen personas especialmente vulnerables. “Conscientes de la escasez de material para sanitarios y otros servicios esenciales, a los que queremos reconocer su inestimable trabajo en la primera línea de acción. Manifestamos nuestra grave preocupación y máxima exigencia a la autoridad competente para que provea de material de protección y recursos necesarios a los trabajadores y usuarios de los servicios sociales residenciales”, proclama la JD.