Infórmate

#Todoal27. La formación como oportunidad de inclusión de las personas con discapacidad intelectual

Noticia | 27 Abril 2017

Valor:

Banner campaña de empleo dia 4

La UNESCO apoya diversos tratados y convenios internacionales relativos a los derechos humanos que proclaman el derecho a la educación de todos las personas, entre otros el Artículo 26 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), la Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza (1960), la Convención sobre los Derechos del Niño (1989) y el Artículo 24 de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (2006).

Los últimos datos del observatorio ODISMET revelan que el 28,5% de la población con discapacidad intelectual no tiene formación en comparación con la media del 3,5% del resto de la población con discapacidad. Paralelamente, es la población que está cursando más estudios (12,6 %), un 82% por encima de la media del colectivo, quizás por la mayor prolongación de su etapa formativa y el menor acceso al empleo pero a la vez es la que mantiene la tasa de paro más alta de un 42%.

Entre las personas con discapacidad intelectual, muchos de los entornos educativos que ofrecen formación reglada presentan barreras en la comunicación y en el acceso a la información que no se mencionan en las estadísticas sobre educación y discapacidad intelectual.  Mientras que casi el 100% de los alumnos con discapacidad visual o más del 90% del alumnado con discapacidad auditiva estudia en centros ordinarios, entre los alumnos con discapacidades intelectuales o del desarrollo la cifra se reduce al 77,2%.

A más niveles de cualifi­cación, mayores son las posibilidades de inserción laboral, así como el acceso a empleos de mayor calidad. Pero en general, el nivel educativo de las personas con discapacidad activas es notablemente inferior al de las personas sin discapacidad.

Bajos niveles formativos, alto nivel de analfabetismo y formación prolongada se ven aumentados por la existencia de barreras en centros educativos así como los procesos educativos. Al igual que en el acceso al empleo, cuando las estadísticas refieren a barreras para la formación se refiere principalmente a “restricciones de la persona para acceder” a la formación. Es decir, continúa depositándose la responsabilidad de la inclusión en la propia persona con discapacidad y seguimos sin evidenciar la multitud de barreras en el acceso a la información, de la comunicación y el estigma social que se mantiene respecto a las posibilidades de las personas con discapacidad intelectual.

Desde Plena inclusion reivindicamos identificar pautas de acción que mejoren el nivel educativo de la población con discapacidad intelectual para reducir las desigualdades y promuevan las oportunidades de acceso al mercado de trabajo a través de líneas de trabajo que identifiquen y actúen sobre las barreras que operan en el acceso a la formación reglada.

Las altas tasas de formación continuada de las personas con discapacidad intelectual no corresponden con las bajas tasas de empleo del colectivo, por lo que deberíamos revisar si la formación que se está proporcionando es relevante y tiene calidad para el proyecto de empleo de una persona con discapacidad intelectual.

Cobra importancia la Orientación Profesional como elemento clave en el período educativo de cualquier persona. El trabajo con los diferentes actores sociales (familias, personal docente, Administración, profesionales del sector, etc.) es vital para promover entornos comprensibles y libres de barreras actitudinales.

En el artículo 24 de la Convención de los Derechos de las Personas con discapacidad los Estados asegurarán un sistema de educación inclusiva a todos los niveles así como la enseñanza a lo largo de la vida, para así tener acceso a la educación superior, formación profesional en igualdad de condiciones con las demás.

El artículo 27 de la Convención de los Derechos de las Personas con discapacidad los Estados reconocen el derecho de las personas con discapacidad a trabajar, en igualdad de condiciones con las demás; ello incluye el derecho a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido o aceptado en un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles a las personas con discapacidad. Añade además que los Estados promoverán que las personas tengan acceso a programas de orientación técnica y vocacional, servicios de colocación y formación profesional y continua.

Además añade que se debe alentar las oportunidades de empleo y la promoción profesional de las personas con discapacidad en el mercado laboral, y apoyarlas para la búsqueda, obtención, mantenimiento del empleo y retorno al mismo.

Por su lado, el objetivo 8 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible promovidos por la ONU según el cual se debe promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. Para el 2020 se fija la meta de reducir considerablemente la proporción de jóvenes que no estén empleados y no cursan estudios ni reciben capacitación. Especialmente la meta dentro de este objetivo que habla de que para 2030 se debe lograr el empleo pleno y productivo y garantizar un trabajo decente para todos los hombres y mujeres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, y la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor.

Con motivo del 1º de mayo, Día Internacional del Trabajo, durante la semana del 24 al 29 de abril de 2017 Plena inclusión lanza la campaña #Todoal27 para concienciar sobre diferentes aspectos relevantes del empleo en el colectivo de personas con discapacidad intelectual, mostrar su situación en este ámbito y reivindicar un mayor compromiso de tod@s para evitar situaciones de discriminación.

Cada día de esa semana Plena inclusión publicará un artículo relacionado con estas situaciones, destacando datos relevantes y ofreciendo su posicionamiento. Compartiremos además estos mensajes en las redes sociales con la etiqueta #Todoal27, en alusión al artículo 27 de la Convención sobre derechos de las personas con discapacidad relativo al acceso al Empleo en igualdad de condiciones y la construcción de entornos laborales accesibles, abiertos e inclusivos.

La campaña abordará diferentes asuntos como el Empleo Público, la diferencias salariales, las barreras de formación, perfiles profesionales a los que acceden estas personas, tasas de inactividad del colectivo, o el proyecto de Empleo Personalizado de Plena inclusión, dirigido a aquelas personas con discapacidad que tienen mayores necesidades de apoyo.

Este artículo ha sido realizado en colaboración con Elena Pérez, profesional de  Dincat - Plena inclusió Catalunya y miembro del equipo de Empleo Personalizado de Plena inclusión.

Agregar comentario