Infórmate

#Todoal27. La alta tasa de inactividad de las personas con discapacidad intelectual, una oportunidad perdida de beneficio social

Noticia | 26 Abril 2017

Valor:

Banner campaña de empleo dia 3

Las personas con discapacidad intelectual que no tienen trabajo, o no están en un proceso de búsqueda activa de empleo, equivalen a la población total de Salamanca, una ciudad con casi 145.000 personas.

Según los datos recogidos en el informe ODISMET 2016, la tasa de actividad, de las personas en edad laboral, del colectivo con discapacidad intelectual se sitúa en el 30% frente al 78% en el caso de las personas sin discapacidad. Es decir, 122.000 personas inactivas por el simple hecho de tener una discapacidad intelectual.

El propio Instituto Nacional de Estadística (INE) apuntaba en 2014 una tasa de paro del 42% en personas con discapacidad intelectual en España. Sumando este alto porcentaje de paro y el número de personas con discapacidad intelectual que no están activas,  llegamos a 144.513 personas, una población equivalente a la de Salamanca. Pese a que disponemos de escasos datos sobre el impacto que tendría para la sociedad reducir este paro y aumentar la actividad de las personas con discapacidad intelectual en edad laboral, lo cierto es que –únicamente a través de sus impuestos, la aportación de estas casi 145.000 sería muy importante.

Por ello, Plena inclusión propone iniciar estudios para conocer cuál es el retorno exacto de la inversión en la mejora del empleo de las personas con discapacidad, especialmente de aquellas que se encuentran inactivas, y también que influencia tendría el aumento de la tasa de empleo de este colectivo en la recaudación de la seguridad social. También reclama que se flexibilicen las ayudas económicas vinculadas a los servicios y que se estudie cómo pueden ajustar los servicios en relación al cambio de la situación laboral de las personas.

Estos estudios pueden ayudar a generar ideas creativas desde las empresas, basadas en la rentabilidad y en el retorno social de la inversión, e incentivar al sector privado para contratar personas con discapacidad.

En definitiva, reivindicamos la necesidad de generar conocimiento sobre el beneficio potencial que las personas con discapacidad intelectual pueden aportar a la sociedad mediante su trabajo, así como reivindicamos mismas oportunidades de participación para todas las personas en una sociedad justa y diversa. Apostando por una visión inclusiva donde todos tenemos algo que aportar cada cual con identidad propia.

En el artículo 27 de la Convención de los Derechos de las Personas con discapacidad los Estados reconocen el derecho de las personas con discapacidad a trabajar, en igualdad de condiciones con las demás; ello incluye el derecho a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido o aceptado en un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles a las personas con discapacidad. Además añade que se debe alentar las oportunidades de empleo y la promoción profesional de las personas con discapacidad en el mercado laboral, y apoyarlas para la búsqueda, obtención, mantenimiento del empleo y retorno al mismo.

Por su lado, el objetivo 8 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible promovidos por la ONU según el cual se debe promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. Para el 2020 se fija la meta de reducir considerablemente la proporción de jóvenes que no estén empleados y no cursan estudios ni reciben capacitación. Especialmente la meta dentro de este objetivo que habla de que para 2030 se debe lograr el empleo pleno y productivo y garantizar un trabajo decente para todos los hombres y mujeres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, y la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor.

Con motivo del 1º de mayo, Día Internacional del Trabajo, durante la semana del 24 al 29 de abril de 2017 Plena inclusión lanza la campaña #Todoal27 para concienciar sobre diferentes aspectos relevantes del empleo en el colectivo de personas con discapacidad intelectual, mostrar su situación en este ámbito y reivindicar un mayor compromiso de tod@s para evitar situaciones de discriminación.

Cada día de esa semana Plena inclusión publicará un artículo relacionado con estas situaciones, destacando datos relevantes y ofreciendo su posicionamiento. Compartiremos además estos mensajes en las redes sociales con la etiqueta #Todoal27, en alusión al artículo 27 de la Convención sobre derechos de las personas con discapacidad relativo al acceso al Empleo en igualdad de condiciones y la construcción de entornos laborales accesibles, abiertos e inclusivos.

La campaña abordará diferentes asuntos como el Empleo Público, la diferencias salariales, las barreras de formación, perfiles profesionales a los que acceden estas personas, tasas de inactividad del colectivo, o el proyecto de Empleo Personalizado de Plena inclusión, dirigido a aquelas personas con discapacidad que tienen mayores necesidades de apoyo.

Este artículo ha sido realizado por Edith Ugarte y Jorge Rebollo, profesionales de las asociaciones Aleph-TEA (Plena inclusión Madrid) y Down Toledo (Plena inclusión Castilla-La Mancha). Ambos participan en el equipo de Empleo Personalizado de Plena inclusión.

Agregar comentario