Infórmate

03 Mayo 2017

Ante el último caso de escolarización en Zaragoza, Plena inclusión Aragón recuerda que la Educación inclusiva es un derecho

Noticia

Valor:

Niña en un aula

Ante el caso denunciado por María del Mar García y Rafael Riojano, una familia aragonesa que “solicita a Educación del Gobierno de Aragón que su hijo autista de 5 años pueda repetir curso para seguir en el colegio de su hermana”, Plena inclusión Aragón, quiere manifestar su apoyo a la causa que han emprendido recordando que la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, ratificada por España en 2008, reconoce en su artículo 27 (Educación) “el derecho de las personas con discapacidad a la educación. Con miras a hacer efectivo este derecho sin discriminación y sobre la base de la igualdad de oportunidades, los Estados Partes asegurarán un sistema de educación inclusivo a todos los niveles así como la enseñanza a lo largo de la vida”.

Dentro de este artículo 27, en su segundo punto, se expresa que para “hacer efectivo este derecho, los Estados Partes (entre los que se encuentra España) asegurarán que las personas con discapacidad puedan acceder a una educación primaria y secundaria inclusiva, de calidad y gratuita, en igualdad de condiciones con las demás, en la comunidad en que vivan”.

Si bien desde Plena inclusión Aragón apostamos por llevar a efecto este derecho, entendemos el modelo educativo específico – centros de educación especial – siempre y cuando, familias y niños/as con discapacidad intelectual estén de acuerdo con esta opción.

Sin embargo, cuando familia y profesionales no lo están (ver fuente de la noticia), no podemos sino demandar a la Administración pública competente que implemente los apoyos necesarios para garantizar la educación inclusiva de Daniel.

En el inicio del curso escolar 2016 – 2017, desde Plena inclusión denunciamos, una vez más, que el derecho de todos los niños y niñas con discapacidad intelectual o del desarrollo y de sus familias a recibir una educación inclusiva de calidad, es mayoritariamente algo teórico, por las siguientes razones:

  • Faltan centros educativos con recursos de apoyo adecuados, tanto en intensidad de los apoyos, como en la adaptación a las necesidades de cada alumno/a.
  • Hay una escasa promoción y apoyo a proyectos educativos realmente inclusivos, en donde participen todos los agentes de la comunidad educativa.
  • La formación del profesorado, en general, es escasa en aspectos relacionados con la diversidad y la discapacidad.
  • Las asociaciones de padres y madres tienen escasa conciencia del beneficio que supone la diversidad y la presencia de niños y niñas con discapacidad en las aulas, frente al falso mito de que ésta perjudica el rendimiento académico del resto.
  • No hay apenas aprovechamiento y trabajo en red de los recursos y conocimientos de los equipos y profesionales que trabajan en el ámbito de la educación especial.
  • Falta apoyo y formación sobre metodologías y experiencias innovadoras que permitan al alumnado progresar.

Plena inclusión apuesta por una educación inclusiva e integral de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo en igualdad de condiciones que el resto, porque la educación es parte fundamental de la vida de cualquier persona. Es un derecho fundamental de todo ser humano imprescindible para tener una vida plena, de decisiones libres, aspiraciones y oportunidades.

Agregar comentario